Un Buen Acompañamiento.

Cualquier persona que decida adentrarse en el mundo de la terapia debería tener claro que ésto es imprescindible para recibir un buen acompañamiento.

Es imprescindible que haya pasado por un trabajo personal profundo y que esté dispuesto a a seguir revisando cualquier tema que vaya surgiendo a lo largo de la vida.

  • Tiene que estar dispuesto a estar en formación continua.
  • Tiene que estar dispuesto a supervisar temas que pueda desbordarle en algún momento.
  • Tiene que estar comprometido con la vida y eso supone sus hábitos de vida serán sanos.
  • Su función no es juzgar, sino acompañar y explorar con las personas que depositan la confianza en él.
  • Tiene que ser lo suficientemente humilde como para saber si algún proceso es “demasiado para él”

En resumen, no es suficiente con tener un título para ser un buen psicólogo, terapeuta, o psicoterapeuta. Hace falta más: trabajo personal, formaciones profundas,  humildad, vocación, honestidad…

Centro Jara